miércoles, 9 de febrero de 2011

Relatos Eroticos: Cogiendo con mi hermanita de 14 años

Mi nombre es Roger.

Cuando tenia 17 años note que mi hermanita de 14 le estaba creciendo las tetas, las tenias muy grandes y duritas, eso me excitaba demasiado. Cada noche me quedaba en mi cuarto mirando películas porno e imaginaba cogiendo con mi hermanita, pero todo se quedaba en mi fantasía.

Una noche, mis padres se fueron a comer a la calle, entonces le dije a mi hermanita que se quedara conmigo para que me ayude a cuidar la casa, ella inocentemente aceptó. La llevé a mi cuarto y le puse una película animada, mientras yo esperaba que ella se durmiese.

Pasó una hora y media y mi hermanita estaba completamente dormida, me acerque y pude cerciorarme que estaba dormida, pasé mis manos por sus enormes tetas y me sentía explotar, ella traía un polito corto y estaba usando una falda larga.

Poco a poco, le fui levantando el polo y pude ver la desnudes de sus tetas, estaban muy lindas, eran unas tetas vírgenes, yo sabía todo de mi hermana y nunca tuvo un enamorado. Cogí con mis manos sus tetas las besé y las mordí suavemente, estaba completamente excitado, aproveché que mis padres se demoraban y seguía acariciando y besando sus tetas ricas.

Siempre había imagino sus cosita, alcé su falda y me di cuenta que no tenia calzón, su conchita estaba rosadita y muy rica, acerque mi lengua y le pasé por sus labios…ella por momentos sentía el placer e inconscientemente abría mas las piernas, toqué con mis dedos su conchita y ya estaba húmeda. Noté que ella estaba gimiendo de placer y tenía los ojos abiertos, yo me asusté y quise alejarme pero ella cogió mi cabeza y la acercó con violencia hasta su cochita…”Sigue…me gusta sigue hermanito”, me dijo apenas hablaba.

Estaba muy excitado, sentí que mi verga iba a estallar, poco a poco la iba sacando sin que se diera cuenta y mientras ella gemía con placer me paré y le metí toda mi pinga…ella gritó de dolor, y me dijo que la saque que le dolía, pero yo no le hice caso y la presioné una y otra vez, mi pinga estaba llena de sangre, pero ella lo disfrutaba por los gritos de placer que daba.

Ella gemía de placer cada vez que presionaba mi pinga en su cochita y cogia con fuerza sus tetas, hasta que no pude aguantar mas y me vine dentro de ella, ella quedó completamente llena de mi leche. Al poco rato llegaron mis padres y nos asustamos, ella se bajó el vestido y se fue a su cuarto, yo limpie la sangre que había en mi cuarto y todo quedó ahí en esa noche.

Me fui a dormir estaba muy excitado, a las pocas horas escuché que alguien entraba a mi cuarto, era mi hermanita, “cógeme otra vez…quiero mas…” y empezamos a coger, le tapé la boca con mi almohada y empezamos a coger rico.

Han pasado los años y yo tengo 32 años y ella tiene 29, está casada, pero al parecer no se lleva bien con su esposo. Todos los fines de semana viene a mi departamento, conversamos y recordamos lo que hacíamos, pero siempre terminamos haciendo el amor como dos animales, gozando de placer.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Grants for single moms